Escape superpoderoso de un hoyo negro

JGC(2021)

El lunes 20 de septiembre inicié mi jornada laboral a las 9am, en casa. Abrí la portátil, di clic al icono de classroom y, ¡a comenzar! Es muy notorio que cuando empiezo a trabajar con el primer grupo de estudiantes, me siento fresco, con excelente ánimo y pasión por realizar mis actividades docentes.

Bien recuerdo que, después de dos horas y media mi entusiasmo decayó. No por ser “san lunes”, sino porque tenía 7 semanas haciendo lo mismo: videollamadas, resolviendo asuntos de tutoría por WhatsApp, grabando tutoriales, editándolos, subiéndolos a YouTube, diseñando y rediseñando actividades de aprendizaje, cumpliendo con reuniones presenciales y virtuales y, por las tardes, atendiendo mi consultorio con pacientes presenciales y en línea. Olvidaba, también preparando sesiones para impartir el último módulo de un diplomado y, por si fuera poco, escribiendo un libro que sería la base de una conferencia a finales de septiembre 2021. Por eso, después de dos horas y media, mi entusiasmo disminuyó.

A nivel consciente las personas realizamos una tarea lo mejor posible, pero, otra parte del cerebro se encuentra realizando tareas pendientes a un nivel mental fuera de la consciencia. Ese proceso lo lleva a cabo una red de neuronas que se le llama “red cerebral por defecto”. Así que, si saturamos a nuestra mente con asuntos pendientes, es muy probable que experimentemos durante el día: distracción, desánimo, cansancio físico y mental, desmotivación, entre otros síntomas estresantes. Los asuntos inconclusos reclaman atención de mil formas. La red cerebral por defecto no puede con todo, de modo que nos pide ayuda para poner orden en el caos.

Comencé a moverme en la silla y cambiar la música que escuchaba por mis auriculares, para ver si reactivaba el ánimo y no ver interminable la lista de estudiantes por revisar.

Cuando brinco a YouTube, doy con la banda sonora de la Liga de la Justicia, y dije:

– ¡Eso! esto es lo que necesito, música de héroes para no darme por vencido y terminar mi meta antes de la comida.

Me puse los auriculares que permiten mayor fidelidad y entonces dejé entrar por mis oídos todo el repertorio musical de la liga de la justicia de Zack Snyder. Renové fuerzas y trabajé motivado por 3 horas más.

A veces, un conjunto de notas musicales motivadoras puede sacarte del hoyo negro (estrés) que intenta tragar tu energía. Aunque es una salida momentánea, no recomendable siempre, aún queda la tarea de resolver las tareas pendientes para poder trabajar con una mente más despejada y focalizada. La música es un poderoso recurso para regular el cuerpo y las emociones. En otras palabras, para gestionar nuestro presupuesto corporal.

De la gestión del presupuesto corporal quiero hablarle en otro artículo. Créalo, es muy importante.

Autor: Jaime Gómez Castañeda

Doctor en Ciencias del Acompañamiento Humano, Psicólogo, Psicoterapeuta, Profesor (Universidad de Guadalajara), escritor, ponente en diversos eventos académicos. Un ser humano en constante crecimiento.

Un pensamiento

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s